El dátil es altamente nutritivo y sabroso; y puede sustituir cualquier dulce. Es bajo en calorías pero rico en fibra: una delicia comestible que aporta un extra de energía a niños y adultos, a los que van rápido por la vida y a los que se toman las cosas con calma.